23 de noviembre de 2016

Tras el chaparrón... ¡Setas a montón!



Dehesa del Moncayo


En Aragón, con un 20% de terreno forestal,  se pueden recolectar prácticamente la mayoría de las especies de setas europeas, que se estima que sean entre 2.000 y 3.000 variedades.
Muchos esperáis a que salga el sol tras la tormenta para poder ir a recoger setas. Poblaciones aragonesas como Albarracín, el Moncayo, el valle de Tena, Ayerbe o las Cinco Villas se ven beneficiadas por el turismo micológico para atraer visitantes. Existen tres zonas diferenciadas con una gran riqueza en flora micológica: desde el Moncayo hasta las sierras turolenses, el valle del Ebro y el Pirineo.  
Según una entrevista del experto Javier Cortés para Heraldo de Aragón, las diez setas más buscadas en Aragón son:
 
  1. Seta de cardo: Es la más requerida en toda España. Aunque suele habitar sobre las raíces del cardo corredor, de ahí su nombre. También se encuentra en eriales y barbechos de las tres provincias aragonesas.
  2. Robellón: De esta especie existen diez variedades distintas. La más fácil de identificar es Lactarius deliciosus, que cuando desprende un líquido naranja o vino tinto nos revela que es comestible. Pero ojo, si el líquido es amarillo o blanco hay que abstenerse de cogerla.
  3. Seta de chopo: Crece sobre tocones de chopos muy antiguos, pero también pueden encontrarse en olmos, álamos o mimbreras.
  4. Boletus edulis: El boletus es la seta perfecta para cocinar una gran variedad de platos. Aparece en pinares, hayedos y coníferas.
  5. Boletus pinophilus o pinicola: Crece normalmente en pinares. A diferencia de la anterior esta es de color marrón "rojizo" y no tiene la línea blanca que distingue al edulis.
  6. Boletus aereus: De agradable aroma y gran calidad, esta especie se da en robles y encimas.
  7. Amanita caesarea: Suele habitar en encinares y robledales. Crecen como sí se tratase de un huevo enterrado en el suelo. Hay que tener cuidado de no confundirla con la Amanita phalloides, ya que pueden crecer al lado una de otra y esta última es mortal.
  8. Trompeta amarilla: Entre musgo y en abetos y pinares suele darse esta seta. El nombre se debe a su pie amarillento y sombrero en forma de flor de color marrón.  Es fácil de reconocer porque bajo su sombrero tiene pliegues en vez de láminas.
  9. Senderuela: Crece formando "corros de bruja" en la hierba normalmente de prados. De ella solo se consume el sombrero.
  10. Champiñón: Aunque es muy conocida puede ser fácilmente confundida con una Amanita de laminas blancas tóxica.

Las setas tóxicas mortales no son frecuentes en nuestro territorio. Aun así hay que informarse bien y andar con cuidado. Es conveniente salir acompañado al campo si no es con un experto con una guía informativa e ilustrada.   Recuerda que no debes coger ni consumir ninguna seta si tienes dudas sobre si es tóxica o desconoces la especie. Y cuando las cocines no te olvides de que crudas solo pueden tomarse aquellas variedades que se haya demostrado que son completamente comestibles como el Boletus edulis, la amanita cesárea, o la seta de San Jorge. Otras especies han de ser cocinadas antes de su consumo como las colmenillas o cagarrias.

Y por último deciros que...
¡QUEREMOS VER UNA FOTO DE VUESTRAS CESTAS LLENAS!
Mándanosla a info@comarcaacomarca.com