29 de noviembre de 2017

ALOJAMIENTOS DE ENSUEÑO EN EL PIRINEO ARAGONÉS


Esta casa rural de piedra está ubicada en Aineto, en el municipio de Sabiñánigo (Huesca). Se encuentra en la zona conocida como la Guarguera, en la Comarca del Alto Gállego.
Amplia y luminosa está casa rural tiene muros de piedra, tejado de losa y vigas de madera que le otorgan el más puro estilo rústico del pirineo aragonés.
En el entorno de La Guarguera se pueden realizar diferentes rutas de senderismo y BTT. Y la en la sierra que se alza frente al pueblo está Peña Cancias. En su recorrido se atraviesa un frondoso bosque de hayas. Y al sur se sitúa el parque natural de la sierra y cañones de Guara.
¡Una casa rural ideal para ir con amigos o familia! 




En el corazón del Pirineo aragonés, La Borda de Pastores ofrece una experiencia única con la que conocer  la ganadería ovina tradicional y su rico patrimonio cultural. Una estancia única en una casa de piedra y madera que conserva el sabor rústico y te permite desconectar de la acelerada vida moderna y disfrutar de la naturaleza al pie de Peña Oroel.
Una experiencia sensorial sobre el mundo del pastor, su rebaño y la producción del Ternasco de Aragón. En definitiva, un lugar donde peques y mayores podrán disfrutar juntos de todo lo que ofrece la Casa Rural La Borde de Pastores




3. Parador de Bielsa (Comarca de Sobrarbe)
El Parador de Bielsa se encuentra en la parte oriental del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. Este parador de montaña es idóneo para el disfrutar del deporte y las actividades que te mantienen en contacto con la naturaleza.
¡Tiene aspecto de refugio pirenaico y algunas de sus habitaciones ofrecen unas vistas espectaculares! Sin duda, una escapada muy especial e íntima en plena naturaleza.




El Hotel Monasterio de Boltaña nace tras una completa renovación del antiguo Monasterio del Carmen, del siglo XVII. Está situado a orillas del río Ara, al noroeste de la provincia de Huesca ¡No le falta detalle! Está equipado con piscina exterior, centro de Spa & Wellness, 4 salones e incluso una Iglesia del siglo XVII. Una estancia de lujo para pasar el fin de semana más romántico y desconectar del mundo sin necesidad de salir de este paraíso.




5. Casa Mur de Aluján (Comarca de Sobrabe)
Si algo define a esta casa rural de Sobrarbe, es su conexión con todo lo que es naturaleza. Porque además de ser un Conjunto histórico- artístico medieval en los Pirineos, sus huéspedes pueden compartir tareas como recoger huecos, alimentar a los corderos y conejos, ordeñar cabras y vacas y dar pienso a los caballos y al burro Rufo.

Esta casita tan acogedora y con tanto encanto es ideal para grupos de seis u ocho personas y se encuentra a tan solo 10 minutos de Ainsa. También muy cerca hay varios lugares interesantes como el monasterio San Victorián, el Parque Nacional de Ordesa, Monte Perdido o Cañones de Sierra de Guara.