9 de enero de 2018

5 MARAVILLAS (Y alguna más) DE LA JACETANIA

Esta comarca de grandes dimensiones se extiende por los valles occidentales del Pirineo aragonés. Sus picos alcanzan los 3.000 metros de altitud. Esta zona cuenta con maravillosos ibones, dos estaciones de esquí y un sinfín de fauna y flora. Solo en la comarca se estima que existen más de 200 especies distintas de ave. La Jacetanía además tiene una dilatada historia ya que ha sido habitada desde tiempos inmemorables ¡Haz las maletas  y vamos a descubrir esta comarca pirenaica!

Javier Valero Iglesias

Los pueblos de la Jacetania son lugares idílicos para pasar unas vacaciones de invierno o de verano. La cultura pirenaica se aprecia en la atmósfera de antaño que estos pueblos conservan. Algunas de las poblaciones más destacadas son Jaca, Canfranc, Villanúa o Aísa.

Jaca
La capital del turismo en el Pirineo es, sin duda, Jaca. Sus calles revelan  sus más de 2.000 años de historia. Un paseo por el casco antiguo, declarado Bien de Interés Cultural, es un viaje por distintas épocas ya que encontrarás elementos arquitectónicos del románico, renacimiento y del modernismo. Un lugar de interés es el Monasterio de San Juande la Peña, donde reside la memoria del origen de Aragón. En sus entrañas reposan sus primeros reyes y también la huella del legendario  pasado aragonés. Además de este importante legado histórico y cultural, Jaca cuenta con un espectacular entorno paisajístico al estar rodeada de altas y nevadas montañas en invierno. Si te apetece disfrutar de una jornada de esquí, cerca se encuentra la estación de Astún.
Si vas a dormir en Jaca y vas en familia o con un grupo una buena opción es la Casa Martin, un edificio de nueva construcción que mantiene la arquitectura popular de la zona. Y para salir a cenar o comer, en Casa Esteban encontrarás las mejores hamburguesas de toda Jaca. Aunque su carta es mucho más amplia con bocadillos, platos combinados y platos más tradicionales.
Si eres más de pinchos calientes o fríos, puedes probarlos en Cafetería equiza y Cafertería Oza, donde también podrás tomar un café calentinto.



Canfranc 
Un gran atractivo turístico de esta localidad es la Estación Internacional de Ferrocarril de Canfranc, de 1928. Cada fin de semana se realizan exhibiciones de luminiscencia y música que resaltan la arquitectura del edificio. También se ofrecen visitas guiadas por la estación a lo largo de todo el año.
Si has venido a pasar unos días por esta zona, puedes aprovechar y parar a comer en el municipio una buena carne a la brasa o un caliente menú casero en Asador la Brasa o Restaurante Ara.

Estación de Canfranc. Javier Valero Iglesias

Villanúa
Villanúa es el pueblo ideal de la Jacetania para visitar con los más pequeños de la casa. Cuenta con senderos balizados, el Ecoparque del Juncaral con actividades como tirolinas o  paseos en canoas o caballos y la famosa cueva de las Güixas. Por 9,5 euros se puede acceder tanto a la cueva como a la estación de Canfranc, ubicada a 8 kilómetros de distancia.
En esta localidad donde los protagonistas son los niños no podía faltar un campamento como el de Ibon de Plan, que organiza decenas de actividades en entornos naturales y siempre enseñando a los peques valores fundamentales.
Una recomendación para comer en este pueblo pirenaico es El Pajar de Troncho, un restaurante de ambiente montañés típico de la zona, que ofrece platos calientes de cocina casera y también creativa. O si lo prefieres puedes comer y cenar en el Restaurante Pizzería Roca Nevada, ¡expertos en pizza! Aunque pocos platos se les resisten. 

Villanúa. José Andrés Burgos Ramírez

Valle de Hecho
El Valle de Hecho lo conforman Echo, Siresa, Embún, Urdués y Santa Lucía y está ocupado por el Parque natural de los Valles Occidentales y el Paisaje protegido de las Fozes de Fago y Biniés. Este valle es una de las zonas más bellas y mejor conservadas del Pirineo y cuenta con rincones naturales todavía vírgenes, que hay que descubrir. Un lugar muy visitado por los amantes de la naturaleza y de los deportes de aventura. Su entorno es ideal para practicar desde montañismo, senderismo o escalada hasta descensos en canoa, barranquismo, parapente y un sinfín de excursiones con las que disfrutar de su rica flora y fauna. La Selva de Oza es uno de los lugares más espectaculares de la zona. Un espacio natural atravesado por las aguas del río Aragón Subordán y rodeado de picos montañosos de entre 2.300 y 2.700 metros.

Si eres de los que cuando va a la montaña le gusta dormir en camping al más puro estilo montañero, prueba a alojarte en el Camping Selva de Oza. Tienen zona de acampada y también un albergue con habitaciones individuales, supermercado y un restaurante. Durante todo el año ofertan actividades deportivas como senderismo, ascensiones, vías ferratas, cursos de esquí de fondo y montaña…
En el centro de Siresa, un pequeño pueblo con 128 habitantes, podrás alojarte en el Albergue Siresa, es ideal si tienes pensado realizar algunas excursiones de montaña por la zona.
Pero si prefieres dormir en un hotel con vistas a la montaña te recomendamos el Hotel Castillo D´Acher, también tienen apartamentos completamente equipados en el centro del pueblo

Selva de Oza. Ga

Aísa 
Otra de las localidades más turísticas de la Jacetania es Aísa. Un pueblecito altoaragonés que ofrece naturaleza, deporte y cultura a orillas del río Estarrún, uno de los principales afluentes del río Aragón. Alberga los nucleos de Candanchú, Esposa y Sinués. Aquellos que quieran comenzar en el esquí tienen la familiar estación de Candanchú, a tan solo un kilómetro del Puerto del Somport, frontera con Francia y entrada del Camino de Santiago en España.
En este mismo pueblecito se ubica para dormir el camping de montaña Borda Juan Ramón, en un entorno realmente privilegiado y aislado bajo el macizo del Aspe con un paisaje que habla por sí solo.

Valle de Aísa. Turol Jones


Si decides visitar esta preciosa comarca del pirineo aragonés, estaremos encantados de que nos mandes tus fotos y compartas tu experiencia con todos los viajeros que amamos Aragón.