13 de febrero de 2018

BACHIMAÑA, UN REFUGIO CON VISTAS AL PARAÍSO

El paraíso existe en muchos de los parajes que nos ofrece Aragón y si nos referimos a  la montaña sería impensable dejar pasar una estancia en el Pirineo Aragonés.
El edén puedes encontrarlo en la mayoría de sus valles. Pero, si además buscas una ruta de senderismo sencilla y una estancia con las mejores vistas donde hacer un ‘’break’’para una subida con dificultad, uno de los destinos está claro: el Refugio de los Ibones de Bachimaña, situado en el Valle de Tena, en la comarca aragonesa del Alto Gállego.

Javier Puyuelo Photography

Javier Puyuelo Photography

Se trata de un nuevo y moderno refugio de montaña que ofrece todo tipo de servicios de cara a las posibilidades montañeras. Un lugar donde podrás dormir, comer,  tomar algo o simplemente pasarlo bien con tu grupo de amigos con la infinidad de juegos de mesa que ponen a tu disposición.
Además, permanece abierto los 365 días del año, afrontando en invierno temperaturas de hasta -22 grados. Aunque, ¡que no te eche para atrás el frío!  Si decides descubrir en invierno el entorno de Bachimaña, podrás aprovechar la nieve para practicar  deportes como esquí de travesía.

 
¿Y disfrutar de las vistas con un alojamiento gratuito? 

Es posible. En una de las laderas del Refugio de Bachimaña encontrarás una cabaña completamente gratis. Con tres salas, cuenta con una capacidad para más de diez personas. ¡Aunque cuidado!, no puedes olvidar ir bien preparado y cargado de linternas, esterillas, sacos o camping gas si tu intención va a ser alojarte allí ya que está completamente vacío y sin equipar. 
¡Para los más valientes! Estar en esta caseta es toda una aventura y podrás coincidir con otros montañeros o encontrar cosas que hayan dejado los que ya pasaron por allí como café, latas en conserva, pañuelos… En cierto modo, se genera un ciclo de crear un hogar de forma conjunta y a lo largo del tiempo. Así, si antes de continuar con la ruta dejas algo que te sobre o lo limpias un poco la cadena continuará.


¿Qué ruta seguir?

La más recomendada comienza en Baños de Panticosa y termina en los Ibones Azules.
Para llegar al inicio de la ruta se accede por carretera desde el municipio situado al norte de Huesca, Panticosa. Si no dispones de vehículo la mejor opción es llamar a un taxi al número que te proporcionarán en la Oficina de Turismo puesto que la carretera tiene tramos complicados y es peligrosa para comenzar realizando senderismo al lado de todo tipo de vehículos.


 Inicio de la ruta: Baños de Panticosa

Javier Puyuelo Photography

Un paraje inigualable tanto de día, como de noche, donde te adentrarás en un cielo completamente estrellado. Están situados a 10 km del municipio desde el que se inicia la ruta y cuenta con uno de los Balnearios más conocidos en Aragón por lo que aunque sea el inicio no significa que no puedas parar y disfrutar de un período de ‘’relax’’. El Balneario de Panticosa ofrece innumerables experiencias, como practicar esquí de fondo, realizar una ruta gastronómica o desconectar en plena naturaleza con sus baños termales de aguas medicinales.



Una parada obligatoria: Ibones de Bachimaña


Javier Puyuelo Photography


Javier Puyuelo Photography


Es recomendable iniciar el camino hasta aquí por la mañana para tener la posibilidad de disfrutar de los parajes naturales con los que cuenta como la cascada del Bozuelo o la cascada del Fraile con forma de cola de caballo donde puedes atreverte a darte un baño si no temes al frío.


En este tramo comienzan las dificultades. Antes de llegar al Ibón de Bachimaña, encontraréis la dura cuesta del Fraile. Es complicada, aunque dejarás a un lado la dificultad gracias a los descansos que podrás hacer contemplando las vistas del Ibón a medida que avances.



Fin del trayecto: Ibones azules 


Vía Instagram: buenri_fly
Los ibones con el agua más brillante de la zona tras pasar por el Refugio de Bachimaña, donde podréis dejar las mochilas o algunas prendas que ya no necesitéis para realizar el último tramo de la ruta sin ningún tipo de peso. Para así, regresar al terminar a descansar con las mejores vistas nocturnas y amanecer impresionado con la naturaleza.

Javier Puyuelo Photography


 Con una duración total de cinco horas y un total de trece kilómetros esta es la ruta más completa para comenzar a tomar contacto con esta magnífica zona si eres principiante y, además, si no tienes mucho tiempo puedes realizarla en solo un día.
Una aventura para disfrutar solo, con amigos o en familia y en la que seguro tienes la oportunidad de ver animales como las marmotas o los sarrios.
Además, puedes descubrir otros lugares de interés en la zona que seguro te encantarán y parar a recuperar energías entre excursiones en restaurantes como Mesón Sampietro o La Ripera. ¡Degustarás unos platos exquisitos!
Sobre todo, no olvides llevarte el abrigo y las ganas de caminar y asegúrate antes de ir de las predicciones del tiempo. ¡Más vale prevenir y disfrutar sin contratiempos de los regalos que nos brinda Aragón!